Horario de Atención: LUNES A VIERNES: 7:00 AM A 12:00 PM / 2:00 PM A 06:00 PM - SÁBADOS: 8:00 AM A 12:00 PM

Conoce los signos de alarma tras tu cirugía plástica

En general, las cirugías plásticas y estéticas no presentan mayores complicaciones. Sin embargo, es recomendable que conozcas los signos de alarma y puedas saber qué es normal y qué no durante tu etapa postoperatoria, y así buscar atención oportuna en caso de que algo salga mal. En Mediestetic estaremos atentos a cualquier duda que tengas y dispuestos a prestarte nuestro servicio cuando lo necesites.

Aunque la mayoría de veces el proceso de recuperación se da satisfactoriamente, durante los primeros días pueden aparecer algunas molestias. Dentro de las reacciones normales tras la intervención, se encuentran las náuseas y vómito, casi siempre resultantes del efecto de la anestesia, dolor e inflamación en la zona intervenida, estreñimiento y flatulencia, debido a la toma de antibióticos y al ayuno preoperatorio, sed, y somnolencia. Después de cualquier cirugía, tu cuerpo estará débil y tratará de protegerte con todo el poder de tu sistema inmune, por lo que es normal que tengas una sensación inicial de agotamiento, que deberá ceder en los primeros días.

¿Cuáles son las señales que deben preocuparte? De manera generalizada, deberás estar al tanto del progreso de tus heridas. La inflamación, el enrojecimiento, el dolor, los hematomas y el sangrado deben ir disminuyendo progresivamente con el paso de los días. Cualquier empeoramiento en alguno de estos aspectos supondrá un signo de alarma. Así mismo, una temperatura corporal superior a 38 ºC será motivo de alerta.

El dolor en aumento o que no cese con medicamentos deberá llamar tu atención. No hay ninguna razón para que el dolor se intensifique con el pasar del tiempo, al contrario, con los días las molestias deberían disminuir e ir permitiendo una mayor libertad de movimientos. Del mismo modo, la inflamación, el enrojecimiento y el incremento localizado de la temperatura, deberán desaparecer al cabo de pocos días. Puede tomar más tiempo en unas personas que en otras, pero en cualquier caso la intensificación o el reaparecimiento de estos síntomas será una señal de que no se está dando una curación adecuada.

El sangrado constante o que no merma después del primer día, especialmente si tiene una coloración intensa, deberá ser visto de inmediato. Igualmente tendrás que buscar atención frente al aparecimiento de pus y mal olor en heridas, o nuevos hematomas. Lo más seguro es que te enfrentes a una infección y debas empezar un tratamiento antibiótico más fuerte. Otros síntomas que debes tener muy en cuenta son molestias en las piernas como dolor, hinchazón, palidez o aumento sensibilidad, y a problemas como dificultad para respirar, ataques de tos, dolor en el tórax y aumento del pulso, pues podrían significar la formación de coágulos.

 

Créditos: Foto de portada creada por rawpixel.com – www.freepik.es